Saltear al contenido principal
Descubre El Mágico Bosque De Valsaín Y Sus Hadas

Descubre el mágico bosque de Valsaín y sus hadas

Descubrimos un paraíso a pocos kilómetros de Madrid donde dejar libre nuestra imaginación y jugar a ser indios y piratas… o Campañilla.

Las vacaciones de verano no tienen por qué ser de playa, sol y arena. Eso lo sabemos muy bien los amantes del interior. Y es que, los bosques, ríos y montañas de nuestro país son unas autenticas maravillas, poco valoradas en ocasiones, y en este post quiero reivindicar los planes alternativos a las «convencionales» vacaciones de verano.

Si te toca quedarte en Madrid o alrededores en agosto y sientes un calor asfixiante, te propongo un plan refrescante que no tiene nada que envidiar a esas vacaciones aparentemente ideales que tus conocidos publican en sus redes sociales. Mientras ellos están más preocupados en publicar que en SENTIR, a ti no te va a quedar más remedio que concentrar todos tus sentidos en disfrutar, básicamente porque no vas a tener cobertura de móvil. ¡Qué maravilla es eso de desconectar!

Arroyo del Puerto de Paular

Si vas en coche desde Madrid tienes que llegar hasta Navacerrada (aqui te dejo un post sobre el pueblo de Navacerrada), pasar el puerto y comenzar la bajada entrando a Segovia. Justo pasadas las 7 revueltas (son una sucesión de 7 curvas muy pronunciadas) comenzarás a ver zonas de descanso en los laterales de la carretera. El primer parking que encuentras a la derecha corresponde al Puente de la Cantina y su conocida fuente, donde puedes aparcar y comenzar a andar en dirección contraria al cauce del Arroyo del Puerto de Paular.

Vista aérea de la zona de parking

En torno al cauce del Arroyo del Puerto de Paular vas a encontrar zonas de piscinas naturales perfectas para darse un baño y zonas planas cercanas al agua para establecer el campamento base y pasar el día bañándote y disfrutando de un picnic. ¡No sé que tiene el aire de ese sitio que una tortilla de patatas sabe mucho mejor ahí!

Disfrutando de un picnic con Laura y Rodrigo

Los más valientes pueden incluso atreverse a darse un chapuzón. Aviso a bañistas: ¡el agua está helada! Pero sólo duele los primeros 10 minutos, superado ese tiempo volverás a recuperar la sensibilidad en los pies.

Dándome un baño con Laura

Encontrarás restos de una antigua calzada romana, lo que te invitará a imaginar cómo debieron ser los viajes antiguamente a caballo y en carros. Y si eres tan soñador como yo, te parecerá ver algún elfo escondido entre el espectacular bosque de pinares silvestre, robles y encinas o incluso escuchar a algún hada chapoteando en el agua.

Pero ahora sí me pongo seria para recordar que hay que ser responsable con la basura que generamos. NO se puede dejar basura tirada. No cuesta nada recoger todo lo que nos ha sobrado y depositarlo en un contenedor de basura. Tenemos que cuidar nuestros bosques y ríos para poder seguir disfrutando de estos regalos de la naturaleza.

Si sigues por la carretera dirección a La Granja pasarás por otra zona que me encanta que es La Boca del Asno. Esta zona también tiene un arroyo para bañarte y una amplia zona con merenderos.

Nota: Las fotos que acompañan este post las tomé el dia que fui al bosque de Valsaín con mi amiga Laura Bascuñana y su amigo Rodrigo.

Si quieres conocer más planes alternativos que te propongo para hacer cerca de Madrid en verano, échale un ojo a este post.

Un besito y nos vemos pronto en El Sofá Rojo de Elena

Elena

Volver arriba