FullSizeRender 20
FullSizeRender 20 FullSizeRender 25 IMG 1168 IMG 1134 2 FullSizeRender 21 FullSizeRender 19 FullSizeRender 23 FullSizeRender 24 FullSizeRender 18 FullSizeRender 27

Feria de Sevilla 2017

Desde hace 4 años procuro sacar unos días para ir a la Feria de Abril ya que es una fiesta que me encanta por los colores, los vestidos de flamenca, los caballos, los farolillos, las luces, y el rebujito.

El año pasado en vez de ir a Sevilla fui a la feria de Jerez y me lo pasé pipa también. Lo bueno que tiene la feria de Jerez es que se puede enterar en cualquier caseta sin necesidad de conocer a nadie. Sin embargo, en Sevilla, necesitas que te inviten a las casetas y sin entrar en ellas… ¡la feria no tiene mucho sentido!

Por suerte para mí, conozco a gente en Sevilla y además voy con un grupo de amigos de Madrid que también conocen gente, por lo que vivimos la Feria de Sevilla de una forma privilegiada.

Llegamos el sábado y esa noche era la cena del pescaito y el alumbrado de la portada, que es el pistoletazo de salida de la feria. Aprovechamos el día del domingo para hacer un poco de turismo por Sevilla y por la noche nos acercamos al Real para la primera toma de contacto.

El lunes fue nuestro día fuerte. Mis amigas y yo nos vestimos con nuestros vestidos de flamenca y los chicos de traje. La verdad es que son unos vestidos que favorecen un montón al cuerpo de la mujer y da gusto vernos así de guapetones a todos desde la mañana hasta la noche. Estuvimos de ruta por un montón de casetas hasta altas horas de la mañana. Y lo que más me gusta… ¡bailamos sevillanas hasta que nos dolieron los pies! (como diría Enrique Iglesias) jijiji

Por supuesto no podía dejar pasar la parada obligada en la Chocolatería Virgen de Luján para tomar su delicioso chocolate con churros antes de volver a casa. ¡Siempre nos tratan genial!

El martes nos levantamos más tarde pero también nos vestimos para dar una vuelta por Sevilla y otra parada en la feria. Con la caída de la tarde fuimos a ver el partido Madrid-Atleti a un bar y de ahí a casa porque el miércoles temprano nos volvíamos a Madrid.

Mi vestido del lunes – el azul con lunares blancos- es del año pasado, y me tiene enamorada. El vestido del martes es nuevo de este año y me encantó cuando lo con ese estampado en tonos tropicales tan original. ¿Qué te parece? ¿Cual de los 2 te gusta más?

Más historias en las RRSS, no te las pierdas 😉 ¡Hasta pronto!

Elena